Gaidar Forum Moscow jan 2017 Valery Sharifulin/Getty Images

El mal equilibrio de Rusia

MOSCÚ – Tras más de dos años de contracción económica, Rusia parece haber alcanzado alguna semblanza de estabilidad. Aunque se espera que el crecimiento económico llegue a apenas un 1% en 2017, da la impresión de que ha desaparecido el temor a la desestabilización, tan presente después de la invasión a Crimea de 2014, que generó dañinas sanciones por parte de Occidente. La combinación de optimismo en asuntos exteriores, comodidades inmediatas y represión interna parece ser un potente elixir.

Igual que en loa años de Leonid Brezhnev, la política exterior tiende un manto que oculta los problemas políticos internos del país. Pero a diferencia de entonces, las perspectivas rusas parecen justificar cierto optimismo. El Presidente estadounidense Donald Trump ha dejado clara su intención de mejorar las relaciones con el Kremlin y se dice que en junio se reunirá con el Presidente ruso Vladimir Putin.

Las elecciones nacionales francesas de abril también pueden apuntar en la dirección de Rusia. Tanto el candidato de centroderecha, François Fillon, como la de ultraderecha, Marine Le Pen, son ardientes partidarios de Putin, aunque también hay opciones para el centrista Emmanuel Macron, que no lo es.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/9EX6zM9/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.