10

La racha de éxitos diplomáticos de Putin

CHENGDU – Desde que Rusia invadiera Crimea el año pasado, Occidente ha confiado en una estrategia que combina sanciones económicas y aislamiento internacional para obligar al Kremlin a dejar de apoyar a los rebeldes del este de Ucrania, pero los últimos éxitos diplomáticos del Presidente ruso Vladimir Putin (particularmente con Irán, Corea del Norte y Paquistán) han puesto en evidencia la ineficacia de esa táctica.

Está claro que Putin sufrió un desaire en la cumbre del G-20 del mes pasado en Brisbane, en que los anfitriones australianos y los líderes occidentales lo reprendieron en las reuniones bilaterales por violar la soberanía ucraniana y generar conflictos con sus socios económicos occidentales. Putin se fue antes de tiempo, proclamando que en todo caso las sanciones occidentales dañaban más a las economías europeas que a Rusia.

Pero no sirvieron para disuadirle, pues procedió a anunciar importantes iniciativas con países de gran importancia para Occidente en el ámbito de la seguridad, que le han ayudado a fortalecer su posición diplomática y elevar su valor ante China, su socio más importante (aunque todavía reticente). Como declarara Putin en una entrevista reciente, su gobierno está comprometido a asegurar que Rusia no quede aislada internacionalmente tras una nueva Cortina de Hierro.

El Kremlin ha creado un banco en conjunto con Irán que hará posible a las empresas rusas ampliar el comercio bilateral sin usar las monedas ni preocuparse por las sanciones financieras de Occidente, en una iniciativa que se basa en el acuerdo de “petróleo por mercancías”, por el cual Rusia intercambiará sus productos por hasta 500.000 barriles de petróleo iraní al día.