34

Poniendo a Putin en su lugar

BRUSELAS – Por lo menos seis crisis están poniendo a prueba la estabilidad de Europa: el caos regional causado principalmente por la guerra en Siria, una potencial salida británica de la Unión Europea, la llegada de refugiados en una escala nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial, desafíos financieros no resueltos, el expansionismo ruso y el retorno del nacionalismo a la política tradicional.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha exacerbado intencionalmente por lo menos cuatro de estas crisis. Además de su aventurismo en Ucrania, ha inyectado obstruccionismo en la política europea a través de su respaldo a partidos populistas y euroescépticos, ha intensificado el conflicto en Oriente Medio con su intervención militar en Siria y, como consecuencia de ello, ha agravado la crisis de refugiados. La UE debe despertar a la amenaza que plantea Putin y empezar a contrarrestar su agresión.

El nacionalismo que se propaga por Europa estuvo alimentado, en parte, por el financiamiento ruso de los partidos políticos de extrema derecha, cuyo ascenso ha impedido que Europa elabore una respuesta colectiva a la crisis de refugiados. En el Reino Unido, el Partido por la Independencia del Reino Unido, pro-Putin, está mordiéndole los talones al primer ministro David Cameron, de modo que el gobierno no se compromete a aceptar la cantidad justa de refugiados que le tocaría a Gran Bretaña. De la misma manera, Suecia ha cerrado sus fronteras, en respuesta al rápido ascenso en las encuestas del partido de extrema derecha Demócratas de Suecia. Esta especulación lamentable se está expandiendo por todo el continente.

Mientras tanto, Putin ha destruido los esfuerzos de la comunidad internacional por negociar una solución política para el conflicto en Siria, el origen de la crisis de refugiados. El respaldo de Rusia al ataque del gobierno sirio en Aleppo ha obstaculizado el proceso de paz, que depende de la cooperación de los actores globales, las potencias regionales y las fuerzas moderadas de oposición que Putin está bombardeando.