Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

Putin walking with Mendvedev Photo Xpress via Zuma Press

¿Una privatización rusa a precios de liquidación?

PARÍS – Debido a la presión que ejercen los bajos precios del petróleo y las sanciones de Occidente, la situación fiscal de Rusia se desmorona de manera rápida, obligando al gobierno ruso a tomar medidas cada vez más drásticas para contener el crecimiento del déficit presupuestario. El gasto del gobierno ya se ha reducido en un 8% en términos reales este año en comparación con el año 2015 – esta es una reducción de gran tamaño; sin embargo, no lo suficientemente grande como para equilibrar el presupuesto.  En los hechos, si el precio del petróleo se mantiene en el rango actual de $30 a 35 por barril (el presupuesto de este año supone un precio promedio de $50), el déficit de Rusia se situará en aproximadamente 6% del PIB. Ya que este país tiene un “fondo de reserva” para contingencias de tan sólo el 4,5% del PIB y su acceso a los mercados financieros internacionales es escaso, Rusia necesita con urgencia un plan fiscal alternativo, es decir un Plan Fiscal “B”.

La buena noticia es que el gobierno de Rusia ahora parece reconocer lo que ocurre. En enero, las autoridades anunciaron recortes adicionales por un valor aproximado del 1% del PIB. Es aún más importante el hecho que el gobierno tratará de reunir otro 1,5% del PIB – un millón de millones de rublos ($13 mil millones de dólares) – mediante la privatización de empresas estatales, incluidas entre ellas empresas consideradas como las “joyas de la corona”,  por ejemplo, Rosneft (la compañía petrolera más grande de Rusia), el monopolio de diamantes Alrosa, y Aeroflot, la línea bandera del país.

Ciertamente, el presidente Vladimir Putin ha puntualizado algunas limitaciones importantes con respecto a estas posibles ventas: el gobierno no va a vender participaciones accionarias mayoritarias; los negocios no podrán ser financiadas por préstamos de bancos de propiedad estatal; y, los compradores no pueden estar registrados fuera de la jurisdicción de Rusia. Sin embargo, este plan de privatización podría constituirse en un paso importante para frenar el exceso de propiedad estatal en Rusia, país donde el gobierno controla los puestos de mando de la economía relacionados a los ámbitos de energía, minería, industria manufacturera,  generación de electricidad, servicios financieros y transporte.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/BlaiBDtes;
  1. lhatheway7_Claudio Santistebanpicture alliance via Getty Images_ECBFedLagardePowell Claudio Santisteban/picture alliance via Getty Images

    Restoring Central Banks’ Credibility

    Larry Hatheway

    The old central-bank playbook of slashing interest rates to spur consumption, investment, and employment has become less effective since the 2008 financial crisis. Yet without effective tools and the public's confidence, central banks will be unable to rise to the occasion when the next recession arrives.

    0
  2. fischer163_action press-PoolGetty Images_natoflagsoldiers Action Press-Pool/Getty Images

    The Day After NATO

    Joschka Fischer

    French President Emmanuel Macron has drawn criticism for describing NATO as brain dead and pursuing a rapprochement with Russian President Vladimir Putin. But now that a wayward America could abandon the continent at any moment, Macron's argument for European defense autonomy is difficult to refute.

    8