27

El desafío de la decadencia de Rusia

CAMBRIDGE – Mientras Europa debate la continuidad del régimen de sanciones contra Rusia, la política de agresión a Ucrania del Kremlin no se detiene. A pesar de su larga decadencia, Rusia todavía plantea una amenaza muy real al orden internacional en Europa y el resto del mundo. De hecho, incluso puede ser que la decadencia vuelva a Rusia mucho más peligrosa.

Digamos las cosas como son: lo que sucede en Ucrania es una agresión de Rusia. La ficción del presidente Vladímir Putin de que su país no participa en el conflicto casi se vino abajo cuando un combatiente ruso en Donetsk confirmó al servicio de la BBC para Rusia que tropas del Kremlin están siendo decisivas para el avance rebelde y que grandes operaciones militares en el este de Ucrania (entre ellas el sitio y la captura en febrero del importante centro logístico de Debáltsevo) estuvieron al mando de oficiales rusos.

Pero la amenaza de Rusia se extiende mucho más allá de Ucrania. Al fin y al cabo, Rusia es el único país con suficientes misiles y cabezas nucleares para destruir a Estados Unidos. A la par que la influencia económica y geopolítica de Rusia fue desapareciendo, lo mismo sucedió con su voluntad de renunciar al estatus nuclear. De hecho, no sólo ha vuelto a emplear la táctica de tiempos de la Guerra Fría de enviar aviones militares a sobrevolar sin previo aviso el territorio de los países bálticos y el Mar del Norte, sino que también ha lanzado veladas amenazas nucleares contra países como Dinamarca.

Y no sólo armas tiene Rusia. También cuenta con un vasto territorio, abundancia de recursos naturales y una población educada, que incluye numerosos científicos e ingenieros talentosos.