0

¿Qué siglo asiático?

NUEVA YORK – Predecir que Asia dominará el siglo XXI se ha vuelto una especie de cliché. Es un pronóstico seguro, dado que Asia ya alberga prácticamente al 60% de la población mundial y representa alrededor del 25% de la producción económica global. Asia también es la región donde interactúan muchos de los países más influyentes de este siglo -entre ellos China, India, Japón, Rusia, Corea del Sur, Indonesia y Estados Unidos.

Sin embargo, señalar la creciente importancia de Asia no habla en absoluto de su carácter. Puede haber dos siglos asiáticos muy diferentes y el que se imponga tendrá consecuencias profundas para los pueblos y los gobiernos de la región -y para el mundo entero.

Uno de los futuros es un continente relativamente familiar: una región cuyas economías siguen teniendo niveles robustos de crecimiento y logran evitar el conflicto entre sí.

El segundo futuro no podría ser más diferente: que en Asia aumenten las tensiones, crezcan los presupuestos militares y se desacelere el crecimiento económico. Estas tensiones podrían propagarse e impedir el comercio, el turismo y las inversiones, especialmente si ocurren incidentes entre fuerzas aéreas y navales rivales que operan en estrecha proximidad al interior o cerca de aguas y territorios en conflicto. El ciberespacio es otro terreno en el que la competencia podría irse de las manos.