4

Las penas abiertas de América Latina

NUEVA YORK – Las historias son más creíbles mientras más reafirman nuestros supuestos y preconceptos. De lo contrario, nos resultan inverosímiles.

Un buen ejemplo de esto es el admirado libro que Eduardo Galeano publicó en 1971, Las venas abiertas de América Latina, del cual se vendieron más de un millón de copias en doce idiomas y que definió el punto de vista de toda una generación sobre la tortuosa historia de la región. Incluso, el fallecido Hugo Chávez le entregó una copia al presidente estadounidense Barack Obama cuando se encontraron en Trinidad, en 2009.

El libro es digno de elogio por su capacidad para narrar cinco siglos de historia latinoamericana con gran coherencia, algo que solo una obra de ficción puede lograr. La historia, desafortunadamente, es un poco más compleja. Hace unas pocas semanas, Galeano, para sorpresa de muchos, tomó distancia de su propio libro. Dijo que no sería capaz de leerlo nuevamente y que lo escribió, «sin conocer debidamente de economía y política».

¿Por qué fue entonces tan bien recibido y cómo se explican las dudas de su autor?