0

Reactivar el Cuarteto

A raíz de la formación de un gobierno palestino de unidad entre Al Fatah y Hamas, y de la cumbre de la Liga Árabe que ha reactivado el plan de paz del rey Abdullah de 2002, ha llegado el momento de que el llamado Cuarteto de Oriente Medio, compuesto por la Unión Europea, Rusia, las Naciones Unidas y los Estados Unidos, actúe. En efecto, el Cuarteto ha estado inactivo desde 2000, porque los procesos de paz requieren negociaciones entre las partes en conflicto.

En cambio, la región ha presenciado una política de medidas unilaterales. Se podrían considerar constructivas algunas de ellas: la retirada unilateral por parte de Israel del Líbano en 2000 y de la Franja de Gaza en 2005 o el cese del fuego durante todo un año por parte de Hamas. Pero, por positivos que fueran sus fines, se adoptaron dichas medidas sin consultar al bando opuesto, con lo que se daba la impresión de que no existía un interlocutor.

En el verano de 2006, con la guerra del Líbano y la reocupación de la Franja de Gaza por Israel, el fracaso del unilateralismo resultó claro. Hoy sabemos que sólo un proceso político que tenga en cuenta los intereses nacionales legítimos de cada una de las partes puede reducir el riesgo de un nuevo conflicto violento en el Oriente Medio.

Para reanudar ese proceso, son necesarias cuatro medidas. La primera, la reactivación del Cuarteto, ya se ha adoptado. La del Cuarteto sigue siendo la fórmula más apropiada, pues combina las ideas y el servicio europeos con la legitimidad de las Naciones Unidas y la dirección de los Estados Unidos. Vincula a Rusia e incluye pocos participantes para permitir la adopción de decisiones rápidas, cuando sea necesario.