0

La resurrección de los espíritus animales

NEW HAVEN – el problema económico fundamental del mundo actualmente es la asombrosa pérdida de confianza de las empresas. Los bancos comerciales, los bancos de inversión y los fondos especulativos deben sus problemas a su deterioro, que a su vez pone en riesgo los planes de las compañías y los empresarios para iniciar proyectos e invertir y las intenciones de consumir de los hogares.

Nuestros “espíritus animales”, para tomar prestada una frase que hizo famosa John Maynard Keynes, se están debilitando. George Akerlof y yo acabamos de escribir un libro con ese título, pero para cuando aparezca Espíritus animales este invierno, la economía mundial podría estar incluso peor de lo que está ahora.

En todas partes, los países están empezando a aplicar paquetes agresivos de estímulos y de rescate. Sin embargo, las perspectivas económicas siguen siendo sombrías. El último pronóstico del Fondo Monetario Internacional prevé que las economías avanzadas del mundo se contraerán un 0.3% en 2009 –la primera contracción de ese tipo desde finales de la Segunda Guerra Mundial.

Parte de la dificultad de lidiar con una crisis de confianza es que para empezar es difícil cuantificarla. El Índice de Confianza de los Consumidores de la Conference Board de los Estados Unidos, que se empezó a utilizar en 1967, cayó en octubre al valor más bajo de su historia. El Índice Global de Confianza de los Consumidores Nielsen, que incluye 52 países, cayó a 84, de 137 cuando inició en 2005.