obama cabinet Mark Wilson/Getty Images

Cuando la retrospectiva no siempre es perfecta

CAMBRIDGE – George Soros es un gran hombre. Su historia habla de su perspicacia financiera. Y ningún filántropo o institución filantrópica hizo más que él para que el mundo fuera un lugar mejor en la segunda mitad del siglo XX.

Desafortunadamente, su memoria de lo ocurrido en 2008 y el par de conversaciones que tuvimos por entonces es incorrecta. Es más, su análisis de las opciones políticas que tenía a disposición el gobierno de Estados Unidos en 2009 no condice con su nivel habitual de sofisticación. Sin duda, la crisis financiera de 2008 y sus secuelas inmediatas podrían haberse manejado mejor; la medicina en el campo de batalla nunca es perfecta. Pero ni siquiera se puede plantear un caso prima facie para las suposiciones hechas por Johnson y Soros sobre una ineptitud necia de parte de la administración en la que yo cumplía funciones. 

Quienes leyeron su argumento tal vez quieran considerar los siguientes puntos.

To continue reading, register now.

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

Subscribe

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

https://prosyn.org/RtM3PRWes