China, la resistente

BEIJING – La crisis financiera actual y la recesión global en ciernes están significando un reto para el modelo económico chino centrado en las exportaciones, como nunca antes en los 30 años desde que Deng Xiaoping abriera la economía. De hecho, en las últimas semanas “la fábrica del mundo” ha sufrido el cierre de miles de plantas manufactureras y la amenaza de que ocurran conflictos laborales generalizados.

Creo que el innovador modelo de desarrollo de China probablemente le ayude a capear la crisis económica creciente y cualquier trastorno social y político que le suceda. Más aún, en caso de que China logre llegar a puerto en esta tormenta, se fortalecerá su estatus como potencia emergente en lo político y económico.

La esencia del modelo económico chino es una cuidadosa secuencia reformista, en la que se da prioridad a las reformas económicas por sobre las políticas, lo que significa conservar el sistema constitucional existente y la permanencia en el poder del Partido Comunista de China (PCC). Este modelo ha implicado una importante liberalización en términos de la ideología oficial, la economía y la sociedad, al tiempo que se mantiene la propiedad pública de los principales bancos y las empresas estatales más grandes, como "anclas de la estabilidad económica".

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/XLc2QN5/es;