Brasil resistente

SAN PABLO – Hace menos de diez años, la economía de Brasil se tambaleaba ante la primera señal de inestabilidad en los mercados financieros internacionales. Hoy, por el contrario, el país parece inmune a la turbulencia del mercado global –o es lo que creen los funcionarios brasileños.

“La crisis de las hipotecas de alto riesgo aún no llegó a las playas de Copacabana”, proclamó recientemente el ministro de Finanzas Guido Mantega. “Estamos creciendo libres de desequilibrios y, por cierto, estamos reduciendo gradualmente nuestra dependencia de los ingresos de divisas extranjeras. Esa es la clave”. De hecho, el gobierno enfatizó que Brasil estará aún más aislado ya que los esfuerzos por recortar el gasto reducen la dependencia de los flujos de capital externo.

Sin embargo, la capacidad de Brasil para escapar a los efectos de una recesión en Estados Unidos depende de la magnitud de la crisis. Es verdad que los funcionarios brasileños tienen algunas razones para hacer alarde de que la economía más grande de América latina puede estar más sólida que nunca: los indicadores macroeconómicos son más saludables, los índices de solvencia han mejorado y una combinación de exportaciones, inversión y demanda interna ha venido estimulando la actividad económica.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/bqjaMR1/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.