0

Para recomponer las relaciones Turquía-UE

MADRID – Hace tan sólo cinco meses, Osama ben Laden estaba vivo, Hosni Mubarak tenía un dominio firme de Egipto y Zine El Abidine Ben Ali gobernaba Túnez con mano de hierro. Hoy, la rebelión popular y el cambio político se han extendido por toda la región. Hemos presenciado una represión brutal de las protestas en Siria y el Yemen, la entrada de tropas saudíes en Baréin y una batalla aún no concluida por Libia.

Para Europa, la “primavera árabe” debe hacer que se vuelva a centrar la atención en una cuestión en gran medida pasada por alto en los últimos meses: los beneficios de la adhesión plena de Turquía a la Unión Europea. Dadas las tremendas oportunidades que ofrecen las circunstancias actuales, las ventajas para Europa de la adhesión de Turquía han de resultar evidentes.

Como Recep Tayyip Erdoğan ha sido elegido para un nuevo mandato como Primer Ministro de Turquía y Polonia, país muy consciente de la importancia de la posición estratégica de Europa en el mundo, ocupará la presidencia de la UE al final de este mes, ahora es el momento de que la Unión y Turquía reanuden y recompongan sus negociaciones sobre la adhesión de Turquía.

El beneficio que Turquía puede aportar a Europa resultaba visible aun antes de la “primavera árabe”. Europa es, por definición, culturalmente diversa, por lo que la diversidad es el destino de la UE y, para que Europa pase a ser un activo protagonista mundial, y no un museo, necesita las nuevas perspectiva y energía del pueblo de Turquía.