0

Rescatar a Yemen

LONDRES – Yemen de repente se sumó a Afganistán y a Pakistán como un riesgo para la seguridad global. De hecho, cada vez se lo ve más como un incipiente estado fallido y una potencial guarida para Al Qaeda.

El intento de hacer volar un avión con destino a Detroit el día de Navidad por parte de un nigeriano entrenado por Al Qaeda en Yemen pareció abrir los ojos de Occidente a los problemas del país. Tras ese atentado fallido, el presidente norteamericano, Barack Obama, y el primer ministro británico, Gordon Brown, promovieron en conjunto una conferencia en Londres para proponer soluciones para las crisis que antes se pasaron por alto en Yemen.

Pero si la conferencia se centra estrictamente en la presencia de Al Qaeda en Yemen, ocasionará más daños que beneficios. Más bien, la conferencia debe apuntar a resolver cuestiones más amplias de estabilidad política y social dentro de Yemen.

Al Qaeda no es el principal peligro para la seguridad y la estabilidad de Yemen, pero la geografía y los problemas políticos son bien propensos para sus actividades. Una característica particularmente atractiva es la prevalencia del severo dogma religioso wahabi, que se exportó a Yemen desde Arabia Saudita pero que hoy ofrece un terreno fértil para reclutar jóvenes yemeníes resentidos para perpetrar atentados en Arabia Saudita.