Rescatar a Georgia

Este año Georgia recibirá tarde su regalo de Navidad y Año Nuevo, pero la espera valdrá la pena, pues la elección presidencial para elegir a un sucesor del Presidente Eduard Shevardnadze, prevista para el 4 de enero de 2004, ofrece al país su primera esperanza real desde la independencia en 1991. Una pacífica "revolución rosa" lo ha propiciado, pero la economía, no la política, será la que determine si Georgia prospera o soporta otro decenio perdido.

El tiempo de Eduard Shevardnadze había pasado hacía mucho. A principios del decenio de 1990, sacó a Georgia de la guerra civil pero después la mantuvo unida enfrentando a un clan poderoso contra otro. Durante los diez años en que ha ocupado el poder, la economía se ha hundido y centenares de miles de sus compatriotas más capaces han emigrado.

El primer mandato de Shevardnadze aportó, en efecto, un código liberal para las inversiones extranjeras y la fundación de un Estado basado en el imperio de la ley. Entraron inversiones -en particular, en el sector energético- a raudales, pues las empresas occidentales esperaban que, en vista de los depósitos de petróleo y gas en su vecino Azerbaiyán, los hubiera también en Georgia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/LtoyiIj/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.