0

Renovando el diálogo de seguridad de Europa

ATENAS – El 2009 ha sido un año de grandes cambios, que se producen en medio de una incertidumbre cada vez mayor. Veinte años después de la caída del Muro de Berlín, la resiliencia del sistema de seguridad post-Guerra Fría en Europa está siendo puesto a prueba. Los conflictos de larga data siguen sin resolverse y están surgiendo nuevos y complejos desafíos. La seguridad energética, el crimen organizado, el terrorismo, el absolutismo y el fundamentalismo, el cambio climático y los delitos cibernéticos son grandes preocupaciones para todos los países.

La crisis económica ha dejado a mucha gente en una posición que dista de ser próspera, y tal vez menos propensa a ser ambiciosa en nuestros esfuerzos por abordar los desafíos de seguridad de Europa. Pero también debemos tener en mente que la crisis conlleva oportunidades de cambio.

Este año también ha sido testigo de una cantidad de desenlaces positivos, entre ellos una “reanudación” de las relaciones entre dos actores clave en el diálogo de seguridad europeo: Rusia y Estados Unidos. La Unión Europea recientemente ha adoptado medidas importantes hacia una mayor cohesión y unidad con la designación de un presidente y un alto representante para Asuntos Exteriores.

Deberíamos celebrar estos logros al mismo tiempo que reconocemos que todavía quedan por resolver serios problemas. Existen diferentes perspectivas sobre cómo debería diseñarse la arquitectura de seguridad, pero todos coincidimos en la necesidad urgente de hacer frente a este desafío crítico a través de un diálogo constructivo.