Nuevas esperanzas para la energía renovable

VIENA – Hace un decenio, se veía la energía renovable como una consecuencia indeseada de los combustibles fósiles, pero la reciente creación del Organismo Internacional de Energía Renovable (OIER) indica que los gobiernos de todo el mundo se están tomando en serio las “renovables”. En vista de la preocupación en aumento por el cambio climático y la volatilidad de los precios del petróleo y de otros combustibles fósiles, las renovables están llegando a ser por fin una propuesta viable.

El OIER tendrá su sede en los Emiratos Árabes Unidos, en Ciudad de Masdar, que se construirá en el desierto de aquí a 2011y será la primera ciudad  del mundo con un balance neutro de dióxido de carbono. Además, ese organismo mantendrá dos secciones decisivas en Europa: un centro de tecnología e innovación en Bonn y una oficina en Viena encargada de las alianzas estratégicas con otros organismos, en particular de las Naciones Unidas.

Según un reciente informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en 2008 se invirtieron casi 155.000 millones de dólares en empresas y proyectos de energía renovable a escala mundial, excluidos los proyectos hidroeléctricos en gran escala. A escala mundial, el sector de la energía renovable ha creado 2,3 millones de puestos de trabajo en los últimos años. Tan sólo en Alemania, el crecimiento del sector ha propiciado la creación de 250.000 nuevos empleos verdes en menos de diez años.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/uXqGsxD/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.