Paul Lachine

Cómo aprovechar el auge de las remesas

ROMA – Durante más de una década, las economías de Asia han estado en movimiento -al igual que su gente-. La escala de la migración de las zonas rurales a las zonas urbanas y entre fronteras internacionales no tiene precedentes históricos, y el Asia del siglo XXI es su foco de atención.

En los países en desarrollo de Asia, el poder y el potencial de las remesas -el dinero que los trabajadores migrantes envían a sus familias en su país (muchas de las cuales viven en zonas pobres y alejadas)- son inmensos. En la actualidad, más de 60 millones de trabajadores migrantes de la región Asia /Pacífico representan más de la mitad de todos los flujos de remesas a los países en desarrollo. En 2012 enviaron aproximadamente 260.000 millones de dólares.

China, India y las Filipinas son los tres principales receptores de remesas, mientras que Bangladesh, Indonesia, Pakistán y Vietnam también están entre los primeros diez. El dinero muchas veces es una cuerda salvavidas: se calcula que el 10% de las familias asiáticas dependen de los pagos que reciben desde el exterior para obtener comida, ropa y refugio.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/DfFgtzg/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.