Reinventando el sueño europeo

PRINCETON – La crisis del euro y el reciente Jubileo de la reina Isabel parecen no tener nada en común. En rigor de verdad, imparten en conjunto una lección importante: el poder de una narrativa positiva -y la imposibilidad de ganar si esa narrativa no existe.

Haciendo referencia al desfile fluvial y a las carreras de caballos, el historiador Simon Schama habló con la BBC sobre "pequeños botes y grandes ideas". La mejor idea fue que la monarquía de Gran Bretaña sirve para conectar el pasado del país con su futuro de maneras que trascienden el carácter insignificante y desagradable de la política cotidiana. El legado de los reyes y las reinas que se remontan a más de un milenio -el simbolismo perdurable de coronas y carrozas, y la encarnación literal del estado inglés, hoy estado británico- une a los británicos en un viaje común.

Los cínicos podrían decir que se trata de la antigua rutina de pan y circo. Pero el punto es fijar los ojos y los corazones en una narrativa de esperanza y determinación -para subirle el ánimo a la población, más que para distraerla-. ¿Se supone realmente que los griegos, los españoles, los portugueses y otros europeos deben abrazar un programa de austeridad que les fue impuesto porque el criterio prevaleciente en Alemania y otros países del norte los considera derrochadores y vagos? Esas son palabras combativas, que crean resentimiento y división justo cuando más se necesita estar unido y repartir la carga.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/23m4Aa1/es;
  1. verhofstadt40_PAULFAITHAFPGettyImages_borisjohnsonspeakingarms Paul Faith/AFP/Getty Images

    Boris’s Big Lie

    Guy Verhofstadt

    While Boris Johnson, the likely successor to British Prime Minister Theresa May, takes his country down a path of diminished trade, the European Union is negotiating one of the largest free-trade agreements in the world. One really has to wonder what the "buccaneering" Brexiteers have to complain about.

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.