0

La reinvención de los mercados financieros de Europa

FRANKFURT – A pesar de los grandes avances en la integración de los mercados financieros de la Unión Europea, persisten barreras en áreas clave: los servicios al menudeo, las fusiones y adquisiciones bancarias y la armonización fiscal, para mencionar sólo algunas. Concretar un mercado financiero único fomentaría el crecimiento económico y la prosperidad en todos los Estados miembros. También ampliaría las opciones de los consumidores, abriría una gran cantidad de oportunidades de inversión, fortalecería el sector bancario de la UE y haría de Europa un centro de innovación financiera.

¿Cómo será el mercado financiero europeo único del futuro? En primer lugar, debe haber condiciones iguales dentro de la UE. En segundo lugar, la consolidación del sector bancario de Europa debe ampliarse y hay que eliminar todas las barreras proteccionistas y demás obstáculos a las fusiones y adquisiciones. En tercer lugar, el mercado europeo debe integrarse plenamente a la red global de centros financieros, en particular los de Estados Unidos y Asia.

El Plan de Acción de Servicios Financieros de la UE, puesto en marcha en 1999 y aplicado en etapas, se centraba principalmente en los mercados de valores. Promovió la competencia y la innovación de los corredores profesionales y alentó a los actores institucionales del mercado, en particular, a realizar operaciones a través de las fronteras de la UE. Como resultado, hubo grandes avances en el sector de los valores “al mayoreo”. Sin embargo, en gran medida se ignoró a los clientes al menudeo.

Pero el objetivo de crear un “mercado interno europeo” no debe estar reservado a los actores al mayoreo del mercado. Los clientes al menudeo merecen la oportunidad de comprar productos y servicios de todos los países miembros y es del interés de los bancos que puedan hacerlo. Por ejemplo, según estudios de la Comisión Europea, más del 10% de los clientes de los bancos y aseguradoras europeos desearían utilizar productos y servicios extranjeros. Pero únicamente el 5% de los clientes tienen actualmente una cuenta en un banco extranjero.