8

Los límites de la Alemania prometida

MÚNICH – Cientos de miles de inmigrantes están llegando a Europa para escapar de la pobreza y de la guerra. Aún son bienvenidos en la mayor parte de los casos, pero la capacidad de los centros de recepción está alcanzando rápidamente sus límites. Para contener el flujo de inmigrantes a través de la ruta de los Balcanes, Hungría ha impuesto controles en sus fronteras, a los que rápidamente se sumaron los de Alemania, Austria, Eslovaquia, Croacia, Eslovenia, la República Checa, los Países Bajos y Polonia.

Alemania es el destino más buscado por los inmigrantes. En lo que va del año, la mitad de las solicitudes de asilo presentadas en la Unión Europea correspondieron a ese país, aunque el peso de su población solo representa el 16 % de la UE. Hasta septiembre, Alemania probablemente haya recibido unas 400 000 solicitudes o más; debido al tremendo aumento en los flujos migratorios desde el verano y antes del restablecimiento de los controles fronterizos, se prevé que 800 000 personas buscarán asilo este año.

Además, la inmigración regular hacia Alemania podría alcanzar nuevamente la marca de las 400 000 personas, como en 2014. El total representaría una inmigración neta del 1,5 % de la población residente, una proporción extremadamente elevada en términos históricos e internacionales.

El motivo de la preferencia tan fuerte de los inmigrantes por Alemania es que ese país, junto con Suecia, tiene el sistema de asilo más liberal en Europa y asignan niveles especialmente elevados de financiamiento para recibir a los recién llegados. Se transfieren entre 1000 EUR (1120 USD) y 1200 EUR por persona por mes a las municipalidades para cubrir los costos relacionados. El valor de los beneficios que reciben los inmigrantes en Alemania es un múltiplo de los salarios que pueden ganar en sus países de origen (si es que logran conseguir empleo allí).