0

Reformar las reglas de los acuerdos “repo” o de recompra

CAMBRIDGE – A veces simplemente no aprendemos.

Tras la crisis financiera, en los Estados Unidos se promulgó la Ley Dodd-Frank  para renovar la regulación financiera de ese país con el objetivo de reducir el riesgo de otra recesión financiera. Sin embargo, no se hizo nada para reformar las operaciones de recompra de créditos (créditos “repo”) –de las que se puede afirmar son la parte más endeble de la cadena financiera. Y como resultado hemos visto como quiebra otra importante firma financiera.

Un acuerdo de recompra es la venta de un valor (a menudo una obligación que emite el Tesoro estadounidense) que el vendedor promete recomprar después –usualmente, un día después de la venta principal- a un precio ligeramente mayor. Por lo tanto, el comprador otorga un préstamo al vendedor, en donde la diferencia entre el precio original de la obligación y su precio futuro de recompra representa el interés del préstamo.

Estos créditos de recompra proporcionan a las empresas –generalmente firmas financieras- acceso a numerosos fondos de financiamiento asequible (que a menudo procede de los fondos del mercado de dinero estadounidense). Es un mercado en el que se estima se realizan operaciones billonarias.