Ana Rey via Flickr

La farsa del referendo

NUEVA YORK – Los referendos son furor en Europa: en junio, los votantes británicos decidirán si el Reino Unido seguirá formando parte de la Unión Europea; y el gobierno húngaro ha llamado a un referendo sobre la aceptación de su cuota de refugiados, fijada por la UE. El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ya ha dicho que Hungría se resistirá a dejarlos entrar. «Todos los terroristas son básicamente migrantes», afirmó. Probablemente el resultado del referendo coincida con su postura.

Tal vez el referendo más extraño tendrá lugar en abril en los Países Bajos, después de una campaña exitosa para convocarlo. Se preguntará a los ciudadanos neerlandeses si los Países Bajos deben firmar un acuerdo de asociación entre la UE y Ucrania. Todos los demás miembros de la UE ya lo han aceptado, pero sin los neerlandeses no puede ser ratificado.

Uno pensaría que los detalles de los acuerdos comerciales y las barreras tarifarias con Ucrania desconcertarían a la mayoría de los votantes neerlandeses, y también podríamos preguntarnos por qué les importaría lo suficiente como para llevar a cabo un referendo, pero los referendos concuerdan con el humor populista que se está extendiendo a lo largo de muchos países, desde los EE. UU. de Donald Trump hasta la Hungría de Orbán.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/ziWJqVf/es;