La farsa del referéndum en Birmania

PRAGA – El enorme sufrimiento del pueblo birmano provocado por el reciente ciclón que causó decenas de miles de muertos merece la compasión de todo el mundo. Pero se requiere más que compasión, porque la incompetencia y opresión brutal de la junta militar del país están agravando las trágicas consecuencias de este desastre natural.

En medio de la destrucción causada por el ciclón, los generales que están en el poder en Birmania llevaron a cabo un referéndum sobre una nueva constitución. Pero a los miembros de organizaciones religiosas, las personas que están sujetas a un proceso judicial y los miembros de los grupos étnicos que no han acordado un cese al fuego con el gobierno se les impidió votar de acuerdo con la Ley de Referéndum Constitucional de Birmania. De ese modo, todos los prisioneros políticos actuales y anteriores, alrededor de 500,000 monjes budistas y más de un millón de miembros de grupos étnicos minoritarios que viven cerca de las fronteras no pudieron votar.

Además, según la nueva constitución que supuestamente fue “aprobada” por el “referéndum”, Daw Aung San Suu Kyi, que nunca ha estado sujeta a proceso judicial y sigue bajo arresto domiciliario, no puede ser candidata en las elecciones generales que se celebrarán en 2010 con el pretexto de que su difunto esposo era inglés. ¿Está el mundo realmente dispuesto a aceptar tal absurdo?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/uhMpvZq/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.