La reconstrucción de Libia

BENGASI – Seis meses después de que los rebeldes libios tomaran las armas contra el dirigente del país, coronel Muamar El-Gadafi, por fin lo han derrocado, pero, si bien han vencido en el campo de batalla, no lo han hecho desde el punto de vista político y económico. Para que los rebeldes garanticen un éxito a largo plazo a su revolución, tendrán que superar las deficiencias que padecen.

En los días que siguieron al comienzo del levantamiento el 17 de febrero, los rebeldes formaron un órgano político conocido como Consejo Nacional de Transición (CNT) y un gabinete conocido como Comité Ejecutivo. Aunque sus integrantes procedían de toda la sociedad libia y contaban con personas técnicamente capacitadas, esos grupos se han visto afectados por varios problemas.

Los críticos han censurado la falta de transparencia del CNT y se han quejado de la opacidad de sus decisiones y también han puesto en tela de juicio los criterios utilizados para seleccionar a sus miembros. Los libios dicen que el Presidente del Consejo, Mustafá Abdel-Jalil, concede prelación a los disidentes que pasaron tiempo en las cárceles de Gadafi frente a quienes tienen la capacitación y las aptitudes necesarias para reconstruir el país. Si el CNT no aborda esos motivos de preocupación, resulta difícil ver cómo gestionará las complejas dificultades que tiene por delante.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/185EwsF/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.