0

La reconstrucción de Haití desde Davos

ROMA – Cuando los jefes de la industria y las finanzas se reúnan este mes en el Foro Económico Mundial de Davos, la destrucción causada por el reciente sismo en Haití estará en los primeros lugares de la agenda. Así debe ser, porque es mucho lo que pueden hacer para ayudar.

Haití ya estaba en aprietos incluso antes del sismo. El rápido crecimiento de la población junto con el desorden político y social contribuyeron a que Haití fuera la nación más pobre del hemisferio occidental. Actualmente, los esfuerzos internacionales de ayuda están concentrados, con razón, en las zonas urbanas del país, que fueron las más afectadas por el terremoto. Pero cuando comience la reconstrucción, no hay que olvidar a las zonas rurales.

De hecho, gran parte de quienes perdieron sus casas y empleos en Puerto Príncipe y otras ciudades probablemente regresarán a las comunidades rurales donde tengan familiares. Esto generará presiones para la economía rural y más cargas para las regiones que ya padecían por la escasez de recursos.

La agricultura desempeña un papel vital en la economía de Haití y sin embargo el país no produce alimentos suficientes para sus habitantes. Alrededor del 60% de los alimentos que los haitianos necesitan y hasta el 80% del arroz que consumen son importados. El desarrollo agrícola sustentable es esencial para mejorar las perspectivas de una seguridad económica y alimentaria a largo plazo en el país.