0

La reconstrucción de la gestión del euro

COPENHAGUE – Los problemas de deuda soberana de Europa han movido a buscar planteamientos más eficaces para la gestión económica de la Unión Europea, en particular en la zona del euro. Tras haber adoptado medidas excepcionales, primero a fin de aportar financiación para el programa de ajuste de Grecia y después con vistas a crear una red de seguridad para otros países con dificultades, el Consejo Europeo creó un grupo de estudio, presidido por el Presidente Herman van Rompuy y compuesto en gran medida por ministros de Hacienda de la UE, para hacer propuestas de reforma.

El grupo de estudio de Van Rompuy presentará su informe final en octubre, pero podemos prever sus conclusiones a la luz de los más graves defectos del sistema actual.

En la fase de planificación del euro, la mayoría de los observadores formaron dos bandos. Unos creían que la falta de unión política, reflejada en la descompensada concepción del euro, que centralizaba la autoridad monetaria, pero dejaba (en gran medida) las políticas presupuestaria y de otra índole en manos nacionales, contribuiría fatalmente al fracaso de esa moneda. Otros creían que el propio euro desencadenaría la unificación política.

Ninguna de las dos opiniones se ha ajustado a la realidad hasta ahora... y sigue sin estar claro que las propuestas actuales vayan a zanjar la cuestión, en particular aclarando qué elementos de la unión política son esenciales para la supervivencia del euro.