Rescatar una posibilidad de paz para Israel

MADRID – El intercambio de prisioneros entre enemigos es con frecuencia un preludio para la reconciliación política. Lamentablemente, el reciente intercambio entre Israel y Hamás, en el que la organización islamista se llevó la parte del león de más de 1.000 prisioneros a cambio del soldado israelí Gilad Shalit, no es un buen augurio para las posibilidades de una paz palestino-israelí.

Al contrario de lo que parece, el trato no es un reflejo del interés de los dos bandos por iniciar un acercamiento político que pudiera conducir al fin del sitio de Gaza y otras medidas de creación de confianza. Ese intercambio revela exactamente lo contrario: que las dos partes están comprometidas con sus valores fundamentales de resistencia y confrontación.

Para Israel, recuperar a Shalit era su forma de confirmar un espíritu de unidad en tiempo de guerra y cumplir la promesa hecha por el ejército a sus reclutas (y sus familias) de que ningún soldado, vivo o muerto, sería abandonado jamás. El mensaje consistía en que Israel debe permanecer movilizado y alerta en un medio hostil y que su supervivencia depende de la cohesión de su ejército de ciudadanos, así como de la solidaridad con aquellos a los que se envía al combate.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Q0JgPxI/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.