El milagro de Mazowiecki

VARSOVIA – Era un día caluroso y se vivió un momento tenso. Cuando el primer premier poscomunista de Polonia, Tadeusz Mazowiecki, presentó el programa revolucionario de su gobierno, se tambaleó y pareció desmayarse. Mientras el parlamento abarrotado hacía especulaciones nerviosas, Mazowiecki se escabullía por una puerta lateral para respirar un poco de aire fresco en el cercano Parque Ujazdowski, en el centro de Varsovia.

"¿Quién es?", le preguntó un niño que jugaba en un arenero a su madre. “Nasz premier”, ella le respondió - “Nuestro primer ministro". No era una frase que se había utilizado tan fácilmente para referirse a los líderes comunistas de Polonia en los 40 años anteriores.

Cuando Mazowiecki regresó al estrado, pidió disculpas y, con su mordacidad habitual, sugirió que la economía polaca estaba tan inestable como él. Tenía razón.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/0S98JjR/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.