0

Raúl Castro busca apoyos

BRASILIA – Raúl Castro ha comenzado un proceso gradual de cambiar la economía y las relaciones internacionales de Cuba. Al interior de Cuba, espera legitimar su gobierno con la mejora de los estándares de vida. Fuera de Cuba, no desea quedar cautivo del único respaldo internacional del régimen cubano: el Presidente venezolano Hugo Chávez.

Castro cree en dar mayores incentivos a los trabajadores agrícolas. Ha autorizado la venta de maquinaria y herramientas agrícolas -centralizada hasta ahora- directamente a los agricultores, así como entregar tierras en desuso a cooperativas privadas y otras organizaciones que las soliciten. También canceló las deudas de algunos pequeños productores y elevó los precios que paga el estado por la leche y la carne. En otra medida destinada a mejorar las vidas del común de los cubanos, ha eliminado restricciones para adquirir computadoras, hornos microondas y otros aparatos.

Las autoridades cubanas recalcan que el propósito de estos cambios es mejorar la eficiencia, "no alterar el modelo socialista". Sin embargo, al igual que China y Vietnam, el gobierno tendrá que abrazar el mercado más abiertamente si es que en verdad desea mejorar las condiciones de vida. Sólo con inversión extranjera y liberalización económica –un proceso que en cierta medida ya ha comenzado- puede Cuba esperar ofrecer a sus 11,2 millones de habitantes más bienes de consumo y comodidad, mejorar el sistema de bienestar social y rehabilitar la infraestructura del país.

Esto es esencial no sólo para construir un "mejor socialismo", como ha prometido Castro, sino especialmente para legitimar la continuidad del régimen creado por la revolución de su hermano Fidel.