La yijad de Qatar

ABU DHABI – Qatar puede ser pequeño, pero está teniendo repercusiones importantes en todo el mundo árabe. Al apoyar a yijadistas violentos en Oriente Medio, el norte de África y países más lejanos, al tiempo que apoya a los Estados Unidos en su lucha contra ellos, ese país diminuto y rico en petróleo, el de mayores ingresos por habitante del mundo, de ser un tábano regional se ha transformado en un elefante truhán internacional.

Recurriendo a sus vastos recursos e impulsado por una ambición desmedida, Qatar ha surgido como un centro para los movimientos islamistas radicales. La enorme Gran Mezquita, iluminada por multitud de arañas, de Doha, la opulenta capital de Qatar, es un punto de encuentro de los militantes que se dirigen a aplicar la yijad en lugares tan diversos como el Yemen, Túnez y Siria. A consecuencia de ello, Qatar rivaliza ahora con Arabia Saudí –otro Estado wahhabi con una enorme riqueza de recursos– en la exportación del extremismo islamista.

Pero entre Qatar y Arabia Saudí hay diferencias importantes. El wahhabismo de Qatar es menos severo que el de Arabia Saudí: por ejemplo, a las mujeres qataríes se les permite conducir automóviles y viajar solas. En Qatar no hay una policía religiosa que imponga por la fuerza la moralidad, aunque los clérigos qataríes recauden fondos abiertamente para las causas de los activistas en el extranjero.

En vista de ello, tal vez no sea de extrañar que, mientras que la esclerótica dirección de Arabia Saudí aplica políticas reaccionarias enraizadas en una concepción puritana del islam, los jóvenes miembros de la familia real de Qatar han adoptado un planteamiento con visión de futuro. Qatar es la sede del canal de televisión por satélite Al Jazeera y de la Ciudad de la Educación, distrito situado fuera de Doha que alberga escuelas, universidades y centros de investigación.

Incoherencias semejantes se reflejan en la política exterior de Qatar. De hecho, la relación de este país con los Estados Unidos contradice abiertamente sus vínculos con los movimientos islamistas radicales.

Qatar alberga la base aérea de Al Udeid, con sus 8.000 miembros del personal militar americano y 120 aviones, incluidos aviones-cisterna para el reabastecimiento de combustible en pleno vuelo, desde las cuales los EE.UU. dirigen sus ataques aéreos a Siria y el Iraq. El campamento de As-Sayliyah, otras instalaciones por las que Qatar no cobra alquiler, hace de cuartel general avanzado del Mando Central de los EE.UU. En el pasado mes de julio, Qatar accedió a comprar armas de los EE.UU. por un importe de 11.000 millones de dólares.

The World’s Opinion Page

Help support Project Syndicate’s mission

subscribe now

Además, Qatar ha recurrido a su influencia sobre los islamistas a los que financia para contribuir a lograr la liberación de rehenes occidentales y albergó conversaciones secretas entre los EE.UU. y los talibanes afganos respaldados por el Pakistán. Para facilitar las negociaciones, Qatar brindó una sede, con apoyo de los EE.UU., a la misión diplomática de facto de los talibanes y a los cinco dirigentes talibanes afganos liberados este año del centro de detención de los EE.UU. en Guantánamo.

Dicho de otro modo, Qatar es un importante aliado de los EE.UU., proveedor de armas y fondos a los islamistas y mediador en pro de la paz a un tiempo. Si a ello añadimos su posición como mayor proveedor de gas natural licuado del mundo y titular de uno de sus mayores fondos soberanos, queda claro que Qatar tiene mucho margen de maniobra, además de una considerable influencia mundial. El Gobierno de Alemania lo descubrió cuando se vio obligado a retractarse de la declaración de su ministro de Desarrollo, en el sentido de que Qatar desempeñaba un papel fundamental en el armamento y la financiación del Estado islámico.

La influencia cada vez mayor de Qatar tiene importantes consecuencias para el equilibrio de poder en el mundo árabe, en particular respecto de su rivalidad con Arabia Saudí. Esa dinámica competitiva, que ha aflorado recientemente, representa un cambio en una larga historia de cooperación para exportar el extremismo islámico.

Tanto Qatar como Arabia Saudí facilitaron generosamente armas y fondos a los extremistas suníes de Siria, con lo que hicieron posible el surgimiento del Estado Islámico. Los dos países han fortalecido a los talibanes afganos y también han contribuido a la tansformación de Libia en un Estado fallido al ayudar a las milicias islamistas. Durante la campaña de la OTAN de 2011 para derrocar al coronel Muammar El Gadafi, Qatar desplegó incluso tropas de forma encubierta dentro de Libia.

Sin embargo, actualmente Qatar y Arabia Saudí están en bandos opuestos. Qatar, junto con Turquía, respalda movimientos islamistas de la base como los Hermanos Musulmanes y sus filiales en Gaza, Libia, Egipto, Túnez, Iraq y el Levante, lo que lo enfrenta con Arabia Saudí y países como los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Jordania, cuyos gobernantes consideran esos movimientos una amenaza existencial y algunos de los cuales, incluida la Casa de Saud, invierten en apoyar regímenes autocráticos como los suyos.

En ese sentido, la actitud de Qatar ha producido un raro cisma dentro del Consejo de Cooperación del Golfo, cuyos miembros poseen colectivamente casi la mitad de las reservas de petróleo del mundo. La competencia por poderes entre monarquías rivales, que movió a algunas de ellas a retirar a sus embajadores de Qatar el pasado mes de marzo, está intensificando la violencia y la inestabilidad de toda la región. Por ejemplo, los EAU, con ayuda egipcia, llevaron a cabo ataques aéreos en secreto el pasado mes de agosto para detener a las milicias islamistas que cuentan con ayuda de Qatar a fin de que no consiguieran el control de la capital de Libia, Trípoli.

Los dirigentes de Qatar están dispuestos a desafiar a sus vecinos por una sencilla razón: creen que los movimientos islamistas de la base a los que apoyan –y que en su opinión representan las aspiraciones políticas mayoritarias– acabarán venciendo. Previendo que dichos grupos moldearán cada vez más la política árabe y desplazarán a los regímenes caudillistas, Qatar se ha propuesto fortalecerlos.

Con ello, Qatar está desastabilizando a varios países y amenazando la seguridad de democracias seculares muy alejadas de esa región. Por el bien de la seguridad regional e internacional, hay que domeñar a ese elefante.

Traducido del inglés por Carlos Manzano.

http://prosyn.org/ZBIEuLA/es;
  1. Television sets showing a news report on Xi Jinping's speech Anthony Wallace/Getty Images

    Empowering China’s New Miracle Workers

    China’s success in the next five years will depend largely on how well the government manages the tensions underlying its complex agenda. In particular, China’s leaders will need to balance a muscular Communist Party, setting standards and protecting the public interest, with an empowered market, driving the economy into the future.

  2. United States Supreme Court Hisham Ibrahim/Getty Images

    The Sovereignty that Really Matters

    The preference of some countries to isolate themselves within their borders is anachronistic and self-defeating, but it would be a serious mistake for others, fearing contagion, to respond by imposing strict isolation. Even in states that have succumbed to reductionist discourses, much of the population has not.

  3.  The price of Euro and US dollars Daniel Leal Olivas/Getty Images

    Resurrecting Creditor Adjustment

    When the Bretton Woods Agreement was hashed out in 1944, it was agreed that countries with current-account deficits should be able to limit temporarily purchases of goods from countries running surpluses. In the ensuing 73 years, the so-called "scarce-currency clause" has been largely forgotten; but it may be time to bring it back.

  4. Leaders of the Russian Revolution in Red Square Keystone France/Getty Images

    Trump’s Republican Collaborators

    Republican leaders have a choice: they can either continue to collaborate with President Donald Trump, thereby courting disaster, or they can renounce him, finally putting their country’s democracy ahead of loyalty to their party tribe. They are hardly the first politicians to face such a decision.

  5. Angela Merkel, Theresa May and Emmanuel Macron John Thys/Getty Images

    How Money Could Unblock the Brexit Talks

    With talks on the UK's withdrawal from the EU stalled, negotiators should shift to the temporary “transition” Prime Minister Theresa May officially requested last month. Above all, the negotiators should focus immediately on the British budget contributions that will be required to make an orderly transition possible.

  6. Ksenia Sobchak Mladlen Antonov/Getty Images

    Is Vladimir Putin Losing His Grip?

    In recent decades, as President Vladimir Putin has entrenched his authority, Russia has seemed to be moving backward socially and economically. But while the Kremlin knows that it must reverse this trajectory, genuine reform would be incompatible with the kleptocratic character of Putin’s regime.

  7. Right-wing parties hold conference Thomas Lohnes/Getty Images

    Rage Against the Elites

    • With the advantage of hindsight, four recent books bring to bear diverse perspectives on the West’s current populist moment. 
    • Taken together, they help us to understand what that moment is and how it arrived, while reminding us that history is contingent, not inevitable


    Global Bookmark

    Distinguished thinkers review the world’s most important new books on politics, economics, and international affairs.

  8. Treasury Secretary Steven Mnuchin Bill Clark/Getty Images

    Don’t Bank on Bankruptcy for Banks

    As a part of their efforts to roll back the 2010 Dodd-Frank Act, congressional Republicans have approved a measure that would have courts, rather than regulators, oversee megabank bankruptcies. It is now up to the Trump administration to decide if it wants to set the stage for a repeat of the Lehman Brothers collapse in 2008.