12

Las tácticas del miedo de Putin

COSTA ESMERALDA, CERDEÑA – "Cada país tiene el gobierno que se merece", observó Joseph de Maistre, el enviado diplomático del reino de Cerdeña al imperio ruso, hace unos 200 años. Su comentario hacía referencia a la apatía política profundamente arraigada de los rusos -un rasgo que persiste hasta el día de hoy.

Por supuesto, Rusia ya no es una monarquía absoluta como lo era en los tiempos de Maistre. Tampoco es una dictadura comunista, cuando gente como Joseph Stalin utilizaba la amenaza del Gulag para desalentar la expresión política. Pero el presidente Vladimir Putin ha aprendido mucho de las tácticas autocráticas de sus antecesores, mientras que el pueblo ruso parece no haber aprendido nada.

En una encuesta de opinión a fines de 2014, el 68% de los participantes dijo que Putin debería ser "El hombre del año". El haberle arrebatado Crimea a Ucrania en marzo, junto con su reticencia a ceder a las potencias occidentales que cuestionaron la acción, lo convirtieron en un héroe entre los rusos.

De hecho, los esfuerzos de Putin por recapturar el ex territorio de Rusia han ensombrecido la manera en que sofocó a organizaciones no gubernamentales, reprimió a medios independientes y silenció a las voces opositoras. Incluso cuando la economía de Rusia colapsa -el rublo perdió más de la mitad de su valor frente al dólar desde junio, las tasas de interés aumentaron al 17% y la inflación está llegando a dos dígitos-, Putin sigue conservando una tasa de aprobación del 85%.