¿El verdugo involuntario de Putin?

MOSCÚ -- La pregunta sobre si Vladimir Putin permanecería o no en el poder –tema en torno al cual giraban los debates en la política rusa y en el exterior-- ya se contestó. Sí y no.

La elección del acólito de Putin durante mucho tiempo y al que éste personalmente eligió para sucederlo, Dmitri Medvedev, como presidente de Rusia significa que Putin está desprendiéndose formalmente de toda la pompa del poder del Kremlin. Sin embargo, actualmente parece que lo único que está dejando Putin es el saludo de los 21 cañonazos y el asiento principal que establece el protocolo- si acaso. Al decidir convertirse en el primer ministro del Presidente Medvedev, Putin siente que está más cerca del poder porque tendrá el control del gobierno minuto a minuto.

Esta transferencia extraña de cargos pero no de poder –que tal vez es una ligera mejoría comparada con los gobernadores del sur de Estados Unidos que solían dejar como sucesoras a sus esposas cuando expiraba su periodo gubernamental- es el escenario de Putin. Sin embargo, ¿qué pasaría si no es el de Medvedev?, ¿Y si después de algunos años Medvedev se independizara de su patrón como Putin lo hizo de Boris Yeltsin, el hombre que lo entronizó en el Kremlin? Si eso sucede, será conveniente conocer, si la tiene, la postura de Medvedev.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/BUHGlTB/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.