Las ambiciones neoimperiales de Putin

Cuando se aproxima la reelección de Putin el 14 de marzo, es el momento de hacer balance de su presidencia. Lo más importante que ha sucedido durante su mandato ha sido la estabilización de Rusia. Con la estabilidad se ha revelado la faz de la Rusia del siglo XXI.

Lo que gran parte del mundo ve en la Rusia de Putin es un régimen neoautoritario basado en un capitalismo dirigido por el Estado, vinculado con la burocracia gobernante y flanqueado por una sociedad civil inmadura. Desde el punto de vista del poder puro y duro, Rusia es claramente inferior a la antigua Unión Soviética. Esta Rusia no es capaz -ni está deseosa- de lograr la integración completa con Occidente.

Pero, aun debilitada como sin duda está, la Rusia de Putin sigue considerándose una gran potencia. La minoría gobernante rechaza la posibilidad de transformar a Rusia en un socio subalterno de los Estados Unidos o un miembro sin importancia de Occidente. Por lo que se refiere a la minoría selecta de Rusia, la Realpolitik en el siglo XXI es una fusión de geopolítica y geoeconomía, a la que se suma la fuerza militar. La ideología y los valores desempeñan un papel poco importante.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/nKj79oZ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.