0

La última de Putin

WASHINGTON – Del 2 al 4 de abril, la OTAN celebrará su mayor cumbre jamás realizada en Bucarest, capital de su nuevo miembro, Rumania. Increíblemente, la OTAN ha invitado a su más acérrimo crítico, el presidente ruso Vladimir Putin, a participar en el evento. Por primera vez desde 2002, lo hará. Su presencia es motivo de vergüenza para la OTAN, pero una desgracia incluso mayor para Rusia.

Los dos grandes temas de Bucarest será si invitar a Albania, Croacia y Macedonia a unirse a la OTAN, y si ofrecer postulaciones a Ucrania y Georgia para comenzar los así llamados "planes de acción de ingreso como miembro". Estas preguntas deben ser decididas por los miembros de la NATO, no por actores ajenos a ella.

En febrero de 2007, Putin, en un arranque de anti-occidentalismo declaró en Munich: “Creo que es obvio que la ampliación de la OTAN no tiene ninguna relación con la modernización de la alianza misma ni con garantizar la seguridad en Europa. Por el contrario, representa una seria provocación que reduce el nivel de confianza mutua.”

Así es que están claras las opiniones de Putin acerca de la OTAN. Causará problemas en la cumbre al intentar intimidar a los ex satélites de la Unión Soviética presentes en la sala.