Putin es una Isla

Ningún hombre es una isla, dijo el poeta John Donne. Si está bien preparado para su cumbre en Moscú y San Petersburgo, el presidente Bush debería ignorar la sabiduría de Donne, pues al interior de Rusia el presidente Putin sí parece ser una isla, aislada, por lo menos entre la élite rusa que ha fallado singularmente en cuanto a aceptar su decisión de anclar firmemente a Rusia a Occidente.

Son muchas las quejas de la élite acerca de la política externa de Putin, pero se centran sobre todo en la noción de que Estados Unidos (EEUU) está pisoteando los intereses de Rusia. Las tropas estadounidenses, se quejan las personas de esa élite, están en las tierras de las exrepúblicas soviéticas de Georgia, Kyrgizstán, Tadjikistán y Uzbekistán. La próxima ola de expansión de la OTAN promete brincar hasta la frontera de Rusia y sin duda sobrepasar las antiguas fronteras soviéticas al incluir a los estados del Báltico. La inversión externa apenas y se ha incrementado.

Putin, argumentan, ha sometido las nociones tradicionales de seguridad de Rusia y no ha recibido nada a cambio de Occidente. Los crímenes que ellos atribuyen a Putin suenan como una acusación de juicio de traición.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/nTL02t1/es;