El proteccionismo cabalga de nuevo

Señalemos a los sospechosos habituales. En cualquier campaña para la elección presidencial en los Estados Unidos, podemos estar seguros de que irrumpirá el proteccionismo, como lo ha hecho, pero la nueva oscilación de los Estados Unidos hacia el proteccionismo comenzó hace mucho, con el arancel aplicado a los productos siderúrgicos por el Presidente George W. Bush en 2001.

Resultaba difícil de entender en qué cálculo subyacente se basaba el arancel impuesto por el gobierno de Bush a los productos siderúrgicos. La de adoptar ese arancel fue una decisión económica perjudicial: empobreció a los Estados Unidos. También fue un ejemplo de mercantilismo perjudicial: privó de más beneficios y puestos de trabajo sindicados a las industrias consumidoras de esos productos que los que brindó a las industrias siderúrgicas, pese a que las primeras estaban al menos tan bien organizadas y se hicieron oír en Washington tanto como las segundas.

Por último, el arancel fue también un ejemplo de mala diplomacia: ¿por qué habría de concertar nadie un acuerdo con un gobierno de los Estados Unidos que parece deseoso de demostrar que incumplirá sus compromisos a cambio de los más pequeños beneficios internos imaginados?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/mquIVm8/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.