Realismo progresivo

Las encuestas en los Estados Unidos muestran una baja aprobación al manejo del Presidente George W. Bush en política exterior, pero poco consenso acerca de qué alternativas tomar. Las desmesuradas ambiciones de los neoconservadores y los nacionalistas más fanáticos produjeron en su primer mandato una política exterior que se asemejaba a un carro con el acelerador a fondo pero sin frenos. Era imposible que no se saliera del camino.

Sin embargo, ¿cómo debería usar EE.UU. su poder sin precedentes, y qué papel deberían jugar los valores? Los realistas advierten contra permitir que los valores determinen la política, pero la democracia y los derechos humanos han sido parte inherente de la política exterior estadounidense por dos siglos. El Partido Demócrata podría solucionar este problema adoptando la sugerencia de Robert Wright y otros de adoptar un “realismo progresivo”.

Una política exterior realista progresiva comenzaría con la comprensión de la fortaleza y los límites del poder estadounidense. EE.UU. es la única superpotencia, pero preponderancia no es sinónimo de imperio o hegemonía. EE.UU. puede influenciar pero no controlar otras partes del mundo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/n3ccMsa/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.