Estimular la iniciativa privada en el Golfo

JEDDAH - A medida que el mundo árabe sufre cambios fundamentales, sus gobernantes deben adaptarse rápido o arriesgarse a enfrentar levantamientos populares, lección que tienen muy presentes los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG): Bahréin, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Con sus vecinos envueltos en conflictos internos o en medio de difíciles transiciones, y con un creciente descontento en el frente interno, los estados del Golfo están ansiosos por detener la marea revolucionaria.

De hecho, el CCG ha ofrecido una generosa ayuda, aproximadamente $160 mil millones hasta el momento, a los países barridos por la primavera árabe. Además, para reducir las tensiones políticas internas, algunos de los países del Golfo han anunciado paquetes de gasto adicionales que incluyen alzas significativas de los salarios, importantes aumentos en la cantidad de empleos del sector público para sus ciudadanos, y la elevación de las prestaciones por desempleo.

En pocas palabras, los países del Golfo confían en sus riquezas para evitar la revolución. Después de todo, la mayoría de su población se ha beneficiado enormemente de décadas de rápido crecimiento económico basado en la explotación de los recursos naturales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/nppA0ZL/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.