0

Diplomacia preventiva, no ataques preventivos

Por fin, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha acordado por unanimidad una resolución para poner fin a la crisis en el Líbano. Ahora la primera prioridad debe ser un cese el fuego completo e inmediato para poner fin al sufrimiento de los civiles desarmados y abrir paso a la paz. La comunidad internacional debe guiarse en sus acciones por la convicción común de que la violencia nunca es una solución viable.

Nosotros, los autores de este artículo, así como la organización a la que representamos, la Internacional Socialista, siempre hemos defendido el derecho de Israel a existir y defenderse. Queremos ver a ciudadanos israelíes viviendo en paz y seguridad junto con todos sus vecinos. Siempre hemos condenado los ataques dirigidos contra israelíes inocentes.

Israel afirma que sus acciones en Gaza y el Líbano van destinadas a salvaguardar su seguridad. Sin embargo, el uso indiscriminado de la fuerza y la ocupación continua nunca brindarán a Israel una seguridad duradera. La respuesta a la agresión inicial de Hizbolá, además de la respuesta militar de Israel en Gaza, es desproporcionada. La devastación en el Líbano tardará generaciones en repararse, no sólo materialmente, sino también psicológicamente. Hizbolá, que afirma estar luchando por la independencia y la soberanía del Líbano, es responsable también de una agresión inaceptable, que ha puesto en peligro la vida de israelíes y libaneses inocentes.

Estamos convencidos de que la forma como se aplican esas políticas no hará sino intensificar la desconfianza, aumentar la polarización y afianzar el odio entre vecinos que deben aprender a vivir juntos. Una solución militar no es viable. La guerra está fortaleciendo la mano de quienes consideran el terror la única arma eficaz, con lo que crea un caldo de cultivo para más violencia, inseguridad y extremismo en todo el Oriente Medio. Con la marginación de los moderados, el efecto a largo plazo será el de socavar las medidas en pro de la democratización en la región.