0

Presidente Lyndon Ronald Bush

El Presidente Bush ha despedido y reemplazado a su Secretario del Tesoro y consejero económico en jefe. ¿Significarán estos cambios una diferencia? El historiador económico Harold James sitúa la estrategia económica de Bush en su contexto histórico y escucha ecos peligrosos de los fracasos pasados de los Estados Unidos.

En la década de los 90, el sistema económico y financiero internacional fue más estable que en las décadas anteriores, a pesar de la turbulencia de 1997-98. Pero ahora esa estabilidad está desapareciendo rápidamente, junto con el consenso fundamental en que se apoyaba.

Uno de los más importantes elementos del consenso de los años 90, exportado mundialmente como el "Consenso de Washington", era la idea de la responsabilidad fiscal. En EEUU, el compromiso con la rectitud fiscal estuvo precedido por la temprana conclusión del Presidente Clinton de que los presupuestos equilibrados podrían estabilizar los mercados financieros, reducir los costos de los préstamos y, por lo tanto, generar un mayor crecimiento. Siguió esta política a pesar de un Congreso escéptico, y aun al precio de abandonar varias de las promesas de bienestar social que había hecho durante su campaña presidencial de 1992.

Mientras tanto, en Europa el consenso estaba representado por el Pacto de Crecimiento y Estabilidad de la Unión Europea y se llevó a la práctica mediante los rígidos criterios de Maatricht, que limitó los déficits presupuestarios de los gobiernos al 3% del PGB.