4

El falaz acuerdo sobre la deuda de Grecia

PRINCETON – El proceso del perdón oficial de la deuda griega ha comenzado. Conocido como el proceso de “participación del sector oficial” (OSI, por su denominación en inglés), incluye varias iniciativas encaminadas a la reducción del ratio Deuda/PIB de Grecia a un nivel del 124% hasta el año 2020, desde alrededor del 200% en la actualidad. Sin embargo, aún en el mismo momento que se anunciaba este acuerdo sobre la deuda, informes de prensa dejaban entrever que las autoridades reconocían que dichas medidas serían insuficientes para alcanzar el objetivo; existiría la necesidad de ulteriores negociaciones sobre medidas adicionales, mismas que se llevarían a cabo en un momento que sea políticamente más conveniente.

El economista Larry Summers ha apelado a una analogía relacionada a la Guerra de Vietnam para describir el proceso de toma de decisiones europeo. “En cada coyuntura, ellos asumieron los compromisos mínimos necesarios para evitar el desastre inminente – brindaban una retórica optimista, pero nunca daban los pasos que inclusive ellos mismos creían que hubiesen podido ofrecer la posibilidad de una victoria decisiva”.

Es necesario invertir esta estrategia – y Grecia ofrece una verdadera oportunidad para superar las tendencias marcadas por las curvas de pronósticos. En lugar de gotitas de alivio, el camino para salir adelante es un paquete de tamaño considerable, compuesto de dos elementos. En primer lugar, como propuso Lee Buchheit, el abogado que supervisó la reestructuración privada griega, los plazos de vencimiento de la deuda oficial griega podrían prorrogarse considerablemente. Una estructura sencilla sería hacer que toda la deuda sea pagadera en un periodo de 40 años, con una tasa de interés del 2%. Esto lograría que Grecia y sus acreedores oficiales dejen atrás la angustia continua que ahora prevalece.

El segundo elemento del paquete de alivio de la deuda llegaría a ser mucho más innovador: si la economía griega se desempeña bien, se podría disminuir la prórroga generosa en los plazos de los vencimientos o se podría elevar la tasa de interés. Se vincularía una fórmula para esto al ratio Deuda/PIB – un esquema con ventajas que trascienden más allá del caso griego. La idea de vincular el alivio de la deuda al ratio Deuda/PIB ha estado en tapete de discusión ya por algún tiempo, pero nunca ha alcanzado una aceptación significativa. Su aplicación en Grecia sería una prueba altamente visible, que en caso de ser exitosa, sentaría un valioso precedente.