4

El macropotencial de las microfinanzas

LONDRES – La esencia de las microfinanzas es brindar servicios financieros a quienes no tienen acceso –o no tienen acceso suficiente– al sistema bancario formal. Con servicios financieros adecuados, accesibles y a precios justos, la gente puede ahorrar, cubrir los costos de emergencias inesperadas, e invertir en salud, vivienda y educación para sus familias.

La Corporación Financiera Internacional estima que las microfinanzas han ayudado aproximadamente a 130 millones de personas en todo el mundo en los últimos 15 años. Durante este periodo las microfinanzas han sido alabadas por su potencial para mejorar la inclusión financiera y permitir a las personas un escape de la pobreza. Pero también ha enfrentado duras críticas y algunos de los acreedores han sido acusados de usura.

A pesar de las dificultades ampliamente difundidas que ha experimentado el sector, su capacidad para mejorar las vidas de los pobres no puede ser ignorada. La cuestión es ahora cómo garantizar que las microfinanzas se desarrollen hasta el nivel que el mundo necesita. Para ello, deben darse tres pasos importantes.

El primero es mejorar la regulación. Las instituciones microfinancieras (IMF) asumen diversas formas –bancos tradicionales, bancos con licencias especiales, empresas no financieras, empresas financieras y de leasing, organizaciones no gubernamentales, cooperativas y fondos de inversiones– y siguen distintos modelos de negocios. Todos estos intermediarios deben ser reconocidos y regulados según las necesidades de las economías en las cuales funcionan.