0

Las potencias del futuro

Si miramos en retrospectiva al turbulento ańo que termina, uno se siente tentado a centrarse en lo que los gobernantes estadounidenses han dado en llamar el Gran Oriente Medio. Obviamente, una mirada así nos llevaría a Irak, Israel y Palestina... y al terrorismo.

Una paz duradera en el Oriente Medio podría generar mayor prosperidad y cooperación en el mundo. Pero si miramos con un poco más de perspectiva, los problemas del Oriente Medio no parecen ser más que un aspecto de cambios más profundos entre las potencias mundiales. En efecto, en el ańo 2004 los cambios tectónicos se hicieron visibles. Hemos comenzado a ver las " potencias del futuro " , para usar el título del reciente libro éxito de ventas del ex Canciller alemán Helmut Schmidt.

El Canciller Schmidt está seguro de dos procesos. Estados Unidos sigue siendo el actor clave y el poder de China seguirá aumentando. Está menos cierto acerca del futuro de Europa, Rusia y el Oriente Medio.

No hay duda de que el ańo 2004 ha visto la confirmación del poder " duro " de EE.UU. y la preferencia de sus votantes por una política más de valores que de intereses. Puede que los estadounidenses no quieran que sus soldados y equipos militares se desplieguen en decenas, si no cientos, de lugares de todo el mundo, pero aceptan un presidente que ofrece certidumbres simples y a menudo marciales.