14

¿Qué nos dice la libra esterlina?

LONDRES – Durante mis 32 años en el ámbito de las finanzas aprendí que, a veces, el extraño mundo de los mercados de divisas puede desafiar la comprensión lógica y que tratar de estimar el valor de equilibrio, la línea base de la libra esterlina, puede ser un ejercicio fútil.

De hecho, en las atolondradas horas posteriores al cierre de los precintos del referéndum Brexit, el pasado 23 de junio, la libra esterlina del Reino Unido se transó inicialmente a un valor de cambio de £1.5/$1. Este tipo de cambio resultó reflejar la ahora ridícula suposición que el lado que apoyaba la campaña por “Permanecer” en la UE había ganado. Desde aquel entonces, la libra ha bajado un 20% con respecto a dicho pico inicial, y ha disminuido de manera similar en relación con el euro.

A pesar de estas discrepancias, tenemos maneras de medir, en una forma razonablemente buena, el rendimiento de la libra después de Brexit. Para empezar, podemos comparar su valor actual con su valor promedio durante el período de la campaña del referéndum, el período de febrero a junio de este año. Si se observa el desempeño de la libra desde dicha perspectiva, su valor aún muestra una disminución significativa del 13% desde el momento en que los votantes decidieron que el Reino Unido debía salir de la Unión Europea.

Más allá de observar la paridad de poder adquisitivo, también tenemos modelos para estimar el equilibrio del tipo de cambio real (RER); como por ejemplo, identificando el tipo de cambio al que un país puede alcanzar un balance de cuenta corriente sostenible o identificando la tasa que permitiría que una economía llegue a un nivel de pleno empleo.