51

Solo más Europa puede vencer al nacionalismo europeo

BRUSELAS – Aunque desafortunada, la decisión de los votantes británicos de abandonar la Unión Europea era esperable. Década tras década, sus políticos se han abstenido de defender la pertenencia a la UE, o al menos explicar al pueblo británico cómo funciona y por qué es necesaria.

En todo su mandato, David Cameron no mostró liderazgo ni voluntad para comprometerse realmente con la UE. Gran Bretaña siempre tuvo un pie afuera mientras su primer ministro no dejaba de lanzar críticas a los burócratas anónimos de Bruselas. Lamentablemente, su tardío intento de defender la pertenencia a la UE durante la campaña del Brexit no bastó para revertir los efectos de décadas de mentiras sobre la opinión pública británica.

Contra los consejos de amigos y aliados, Gran Bretaña eligió aislarse del resto de Europa. Ahora que su decadencia postimperial está completa, la lección más importante que podemos extraer del referendo por el “Brexit” que selló su destino es que no se puede vencer al nacionalismo accediendo a las demandas de los nacionalistas. Si la UE quiere hacer frente a las vertientes nacionalistas que están socavando su raison d’être misma, tendrá que escuchar las inquietudes de la gente y ofrecer una visión radical nueva para una gobernanza eficaz. De lo contrario, el cáncer del nacionalismo se extenderá.

En primer lugar, los países que se quedan en la UE ahora deben sostener la legalidad europea y demandar un divorcio completo y rápido. Los ciudadanos del Reino Unido votaron por irse, y sus líderes políticos aseguran que respetarán el resultado del referendo, así que insistir en que lo hagan lo antes posible no es un “castigo”. Si la inacción británica prolonga el sufrimiento económico de Europa derivado de la incertidumbre política, hay que encarar una separación plena en forma unilateral.