3

La solución al Brexit: seguir adelante y no pensar demasiado

SANTA BÁRBARA – Los mercados se han vuelto presa del pánico; caen los bonos y las acciones, la libra se hunde a niveles insospechados, cunde el temor a la recesión. Y todo porque una exigua mayoría de votantes en el Reino Unido decidió que el país dejara la Unión Europea.

El electorado británico habló, la suerte está echada. La nueva primera ministra del RU, Theresa May, tendrá que invocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, y en un plazo de dos años, Gran Bretaña estará oficialmente fuera de la Unión, le guste o no.

Pero ¿se justifica el pavor del mercado? Hay motivos para pensar que la situación es mucho menos terrible de lo que la mayoría cree. Mi consejo es respirar profundo y adoptar una visión a largo plazo, porque esta historia todavía no terminó. Cuando se aquieten las aguas, el final puede resultar sorprendentemente benigno e, irónicamente, similar a lo que hay ahora.

Los desafíos que nos aguardan son obvios. La estrecha mayoría cosechada por el “Leave” implica que todavía hay muchos en Gran Bretaña que lamentan profundamente la idea del “Brexit”.