La medición de los próximos objetivos de desarrollo

COPENHAGUE – A comienzos del siglo XXI, la comunidad internacional se planteó unos compromisos simples y razonables: los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio; entre ellos reducir a la mitad la proporción de personas que sufren hambre y extrema pobreza, lograr la escolarización primaria universal y disminuir drásticamente la mortalidad infantil, con plazo en 2015. Aunque hubo muchos avances, no todos los ODM se cumplirán.

Por ejemplo, es posible que no lleguemos a la meta de reducir a la mitad el hambre (aunque por poco). En 1991, sufría malnutrición el 23,4% de la población de los países en desarrollo; más de mil millones de personas se iban a dormir con hambre. En 2013, la proporción había caído a 13,5%. A pesar de que en ese lapso la población de los países en desarrollo aumentó en mil setecientos millones de personas, el hambre afectaba a doscientos nueve millones menos. En los últimos veintidós años, el mundo consiguió la proeza nada desdeñable de alimentar adecuadamente a casi dos mil millones de personas más.

Durante el próximo año, los ciento noventa y tres gobiernos del mundo se reunirán para fijar nuevos objetivos globales para cumplir de aquí a 2030. Es la mayor oportunidad que tiene esta generación de convertir grandes ideales en metas concretas. Pero para elegir las más efectivas hay que aprender de la experiencia actual.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/ogOgABF/es;