4

El imperativo de la inclusión

WASHINGTON, DC – Desde que se iniciaran en el año 2000, se han dado grandes pasos hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Sin embargo, lamentablemente muchos países siguen estando lejos de cumplirlos e, incluso en aquellos en los que ha habido avances importantes, algunos grupos (como los pueblos indígenas, los habitantes de barriadas o áreas remotas, las minorías religiosas o sexuales y los discapacitados) siguen siendo marginados. Como subraya un reciente informe del Banco Mundial, entender el porqué de esta situación es fundamental para afianzar la eficacia y capacidad de inclusión de las futuras iniciativas de desarrollo.

La exclusión social y económica no es solamente un problema moral: es también altamente costoso. Un informe del Banco Mundial dado a conocer en 2010 sobre la exclusión del pueblo romaní de los sistemas educacionales y económicos de Europa estimaba las pérdidas anuales de productividad en al menos $172 millones en Serbia, $273 millones en la República Checa y $660 millones en Rumanía (a los tipos de cambio de abril de 2010). Estas pérdidas reflejan el gran alcance de las consecuencias de la exclusión. La Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial llegaron a la conclusión de que los niños que sufren discapacidades tienen menos probabilidades de escolarizarse que aquellos que no las sufren, y además que sus niveles de permanencia escolar son menores. En Indonesia existe un diferencial del 60% entre los niños discapacitados y los no discapacitados que asisten a la escuela primaria y un 58% en el caso de la educación secundaria. La sensación resultante de exclusión y alienación puede socavar la cohesión social e incluso conducir a situaciones de enfrentamiento y conflicto.

Aleppo

A World Besieged

From Aleppo and North Korea to the European Commission and the Federal Reserve, the global order’s fracture points continue to deepen. Nina Khrushcheva, Stephen Roach, Nasser Saidi, and others assess the most important risks.

La agenda de desarrollo emergente que sucederá a los ODM refleja una conciencia más clara de la importancia crítica de la inclusividad. En su informe sobre la agenda post-2015, el Alto Panel de Personas Eminentes enfatizó la inclusión, señalando que “a ninguna persona, sea cual sea su etnicidad, género, lugar geográfico, discapacidad, raza u otra condición, se le debe negar el acceso a los derechos humanos universales y las oportunidades económicas básicas”. Afirma que la próxima agenda de desarrollo “debe poner fin a la discriminación” y “enfrentar las causas de la pobreza, la exclusión y la desigualdad”.

Considerando esto, no es de sorprender que la inclusión sea una piedra angular de la ambiciosa propuesta para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el plan que ha de suceder a los ODM, comenzando por un proceso de selección en que los países en desarrollo están siendo protagonistas.

No resultará fácil lograr los objetivos relacionados con la inclusión económica y social. Es necesario que las metas estén definidas con claridad, se puedan medir y sean traducibles a acciones concretas, además de estar apoyadas por un monitoreo eficaz, formas de evaluación y marcos de rendición de cuentas que sean homologables. Más aún, se debe crear un sistema para ayudar a los países a transformar los objetivos globales acordados en las Naciones Unidas en medidas concretas que se adapten a sus circunstancias económicas y usos sociales específicos.

Para este fin, el gobierno de México ha ofrecido este año una serie de talleres en los que han participado representantes de gobiernos, organismos de la ONU, bancos de desarrollo multilaterales y académicos para compartir puntos de vista, mejores prácticas y metodologías con el objetivo de implementar, medir y monitorear objetivos sostenibles e inclusivos. El compromiso de la comunidad internacional para hacer frente a las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad y la degradación ambiental ha sido una importante influencia para que estos debates se estén llevando a cabo.

La inclusión social y económica se encuentra al centro de los objetivos del Grupo del Banco Mundial de eliminar la extrema pobreza e impulsar una prosperidad en común. Después de todo, no se pueden alcanzar a menos que la inversión en desarrollo beneficie a todas las personas, y para ello es necesario centrarse en grupos que hasta ahora han sido constantemente marginados. Por eso es que el Grupo del Banco Mundial ha puesto la igualdad como tema clave de las Reuniones Anuales del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Las políticas y los programas que apuntan a abordar la inclusión social no necesariamente hacen más, sino que se implementan de manera diferente. Con un enfoque así, en apenas dos décadas Sudáfrica ha avanzado de manera importante desde una segregación institucionalizada a un ideal de “nación arcoiris”.

De manera similar, en Bangladesh se ha mejorado la inclusión al ampliar la participación en el shalish, su antaño elitista sistema de justicia local. En Vietnam, el Proyecto de Reducción de la Pobreza en las Montañas del Norte, creado para proporcionar mejores servicios sociales y una infraestructura sostenible a los campesinos pobres de la región, ha demostrado el papel vital que los miembros de las comunidades étnicas minoritarias pueden desempeñar en las iniciativas de desarrollo.

Finalmente el Proyecto de Educación Compensatoria para una Infancia Temprana Inclusiva en México, centrada en ampliar el acceso a los servicios de desarrollo para la infancia temprana y mejorar los resultados educativos en los municipios más marginados, ha hecho partícipes a grupos excluidos para identificar sus necesidades específicas. Por ejemplo, ofrece educación bilingüe, tal como lo han solicitado los padres en las comunidades indígenas.

Por supuesto, el diseño de una agenda para el desarrollo post-2015 es solo el primer paso. Para que se implemente con éxito serán necesarias políticas audaces y una mayor cooperación global que haga frente tanto el impacto de la inclusión como sus causas subyacentes.

Support Project Syndicate’s mission

Project Syndicate needs your help to provide readers everywhere equal access to the ideas and debates shaping their lives.

Learn more

Más aún, los líderes mundiales deben aplicar las lecciones clave que se han aprendido de los ODM: para poner en práctica políticas basadas en evidencias y monitorear su eficacia es esencial contar con metas claras, una financiación adecuada y mejores datos. Con esta perspectiva, la próxima agenda para el desarrollo finalmente puede garantizar que todos los grupos ganen en términos de oportunidades económicas y progreso social.

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen