pope francis Evandro Inetti/ZumaPress

El Papa climático

ESTOCOLMO – La encíclica del Papa Francisco sobre el medio ambiente que se dio a conocer recientemente es un mensaje poderoso no sólo para los 1.200 millones de católicos del mundo, sino también para el resto de la población global. Firmemente arraigado en la ciencia, el documento instructivo –el más importante del Vaticano en más de diez años- reconoce la necesidad de medidas urgentes, en tanto el mundo enfrenta un cambio climático potencialmente catastrófico.

En 2000, los científicos Paul Crutzen y Eugene Stoermer propusieron que la actividad humana, particularmente en el mundo desarrollado, estaba interfiriendo en la escala planetaria con las fuerzas fundamentales de la naturaleza –el agua, los ciclos de carbono y nitrógeno, las capas de hielo, la biodiversidad, los océanos y los bosques-. Los cambios eran tan profundos, sugirieron, que los geólogos en el futuro verían un claro quiebre entre la era geológica previa, el Holoceno, y una nueva a la que llamaron el Antropoceno.

En los últimos 15 años, la evidencia científica reforzó la conclusión de que la actividad humana está transformando el planeta de manera fundamental. El Vaticano ya ha reconocido esta visión de modo explícito: la Pontificia Academia de las Ciencias se refirió al Antropoceno en las actas de una reunión llevada a cabo en mayo de 2014.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/jIIa2CT/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.